EsHowto >> Mascotas >> Perros

Síntomas, diagnóstico y tratamiento de la pancreatitis canina

Cuando un perro sufre una inflamación del páncreas, tiene pancreatitis canina. Esta condición de salud no es infrecuente para los perros. Es doloroso e incluso puede poner en peligro la vida. Algunos perros están genéticamente predispuestos a esta condición. Otros factores de riesgo incluyen enfermedades como la diabetes, la enfermedad de Cushing, la epilepsia o las lesiones en el páncreas.

El páncreas canino

El páncreas es un órgano pequeño de color canela o rosado. Se encuentra detrás del estómago y descansa junto al duodeno. Libera enzimas digestivas en la primera parte del intestino delgado para descomponer los almidones, las proteínas y las grasas que han salido del estómago. El páncreas también secreta insulina y glucagón.

Causas de la pancreatitis canina

Se desconoce la verdadera causa de la pancreatitis en perros, pero se han identificado varios factores de riesgo para la pancreatitis. Algunos de los factores de riesgo más consistentemente informados incluyen:

  • Diabetes mellitus
  • Enfermedad de Cushing
  • Hipotiroidismo
  • Tener sobrepeso
  • Enfermedad gastrointestinal previa
  • Epilepsia

Otras situaciones que a menudo se asocian con la pancreatitis incluyen:

  • Ingestión de alimentos ricos en grasas
  • Trauma abdominal
  • Cirugía abdominal
  • Medicamentos:
    • Antibióticos de sulfa
    • Antibióticos de tetraciclina
    • Ciertos medicamentos diuréticos
    • Algunos medicamentos de quimioterapia
    • Algunos medicamentos anticonvulsivos

La pancreatitis canina también se informa con mayor frecuencia en razas terrier y no deportivas, incluidos los schnauzers miniatura y los Yorkshire terriers.

Inflamación del Páncreas

En la pancreatitis canina, el páncreas se inflama y altera las funciones normales del órgano. Las enzimas digestivas que normalmente se mantienen seguras dentro del páncreas se activan demasiado pronto y comienzan a digerir el páncreas mismo. Los tejidos sanos del páncreas se inflaman y esta inflamación puede extenderse al hígado y al área circundante. Puede ocurrir una respuesta inflamatoria en todo el cuerpo que puede desencadenar complicaciones, una caída en la presión arterial y falla orgánica.

La mayoría de las veces, la inflamación del páncreas solo afecta el páncreas, el estómago y los intestinos. Incluso si no progresa, esto es doloroso para el perro y puede causar náuseas.

Síntomas

Los síntomas de la pancreatitis canina incluyen:

  • Fiebre
  • Vómitos
  • Pérdida de apetito
  • Dolor abdominal
  • Diarrea
  • Debilidad o letargo

Más complicaciones

Varios de los efectos desastrosos para la salud de la pancreatitis canina incluyen:

  • La diabetes mellitus puede ocurrir en casos de pancreatitis severa
  • Los coágulos de sangre suelen poner en peligro la vida
  • Obstrucción del flujo de bilis que puede provocar ictericia
  • Acumulación de líquido en el pecho o el abdomen
  • La coagulación intravascular diseminada puede ocurrir con enfermedad avanzada
  • La insuficiencia pancreática exocrina puede ser una consecuencia a largo plazo

Pruebas de Diagnóstico

El diagnóstico de pancreatitis no siempre es sencillo. Normalmente, la sangre se analiza para detectar niveles elevados de lipasa y amilasa. Si los niveles de estas enzimas son muy altos, la pancreatitis es una consideración. Muchos veterinarios no consideran que estas pruebas sean lo suficientemente sensibles o específicas.

Ahora está disponible una prueba más nueva que es más específica (Spec cPL - lipasa específica del páncreas canino) y, a menudo, se revisa si su veterinario sospecha pancreatitis. Esta prueba tiene mejor sensibilidad y especificidad que las otras pruebas de sangre disponibles en este momento.

Las radiografías no son muy útiles para diagnosticar la pancreatitis canina. La ecografía suele ser una prueba útil para diagnosticar la pancreatitis canina y permite evaluar el hígado, la vesícula biliar, las vías biliares, el estómago y los intestinos. La ecografía también se puede usar para monitorear la progresión de la enfermedad y detectar complicaciones, como un absceso pancreático.

Tratamiento para Pancreatitis

Los casos de pancreatitis leve pueden tratarse de forma ambulatoria. El tratamiento generalmente incluye líquidos, medicamentos para el vómito y el dolor y una dieta blanda. Para perros con casos más severos y vómitos continuos, inicialmente se debe suspender la comida y el agua. Esto significa que se deben administrar líquidos intravenosos durante este período. El potasio a menudo se complementa para compensar el agotamiento de potasio causado por los vómitos y la deshidratación. Un perro afectado deberá ser monitoreado las 24 horas del día para mantener su condición estable.

El manejo del dolor también es parte del tratamiento y ayuda a la función inmunológica y reduce la mortalidad. El dolor a menudo se controla con gotas, inyecciones o parches intravenosos. Los perros con pancreatitis grave pueden necesitar antibióticos, esteroides, transfusiones de plasma, sondas de alimentación o incluso cirugía.

Plan de tratamiento a largo plazo

Los perros que han tenido pancreatitis de moderada a grave deberán recibir una dieta baja en grasas. Mantener la estimulación pancreática bajo control a través de la dieta se puede lograr más fácilmente mediante la alimentación de un alimento para perros dietético recetado.


(Última actualización: 2022-12-21 )